¿La SOYA es tan saludable como dicen?

La soya es una leguminosa conocida por su alto valor nutritivo, ya que contiene un 35% de proteína de buena calidad (contiene los 8 aminoácidos esenciales), además de aportar ácidos grasosos poliinsaturados y vitaminas como las del complejo B (tiamina, niacina, ácido pantoténico), A y E, entre otros nutrientes importantes.
La cantidad de proteína que contiene (35%) es casi el doble de la carne, cuatro veces la de los huevos y hasta doce veces la de la leche. Por lo tanto, es una excelente alternativa para los vegetarianos y veganos. Sin embargo, la proteína que contiene es escaza en el aminoácido metionina, lo cual se puede solucionar consumiéndola junto con otros alimentos que, si aporten este nutriente como huevo, arroz o trigo.

Algunos científicos han expresado que, su contenido de proteína no se aprovecha completamente, debido a la presencia de unas sustancias llamadas antinutrientes como los inhibidores de proteasa, que es la enzima necesaria para absorber las proteínas y la existencia de ácido fítico, que bloquea la absorción de minerales como calcio, hierro, magnesio y zinc.
Pero, la cocción y la fermentación inactivan gran parte de estas sustancias indeseables.

Alimentación japonesa para vivir MÁS y MEJOR…

√ ANTIOXIDANTES
La soya contiene gran cantidad de flavonoides y antocianinas, que son poderosos antioxidantes que protegen las células de ataques oxidativos y aportan muchos beneficios a la salud, ya que son antinflamatorios, antitumorales e inhiben la agregación plaquetaria.

Los flavonoides son considerados como esenciales, ya que el organismo no los puede producir. Así que, los debe obtener de las plantas como las frutas y los vegetales, té verde, vino y los derivados de la soya.

√ MENOPAUSIA
La soya posee gran cantidad antioxidantes, entre ellos un tipo llamado ISOFLAVONA, más conocida como fitoestrógeno, ya que se comporta de una manera similar a los estrógenos de origen animal.
Muchos estudios clínicos, han demostrado que la terapia de remplazo hormonal en las mujeres posmenopáusicas no es tan segura ni eficaz, ya que puede aumentar el riesgo de cáncer de mama y de endometrio, además de enfermedades cardiovasculares, entre otras complicaciones.
Entonces, la soya es una buena alternativa que contribuye a disminuir los sofocos, la cefalea, el insomnio, el cansancio, la irritabilidad y el dolor articular que se presenta en esta etapa de la mujer.

√ ENFERMEDADES CARDIOVASCULARES
En estudios epidemiológicos, se ha comprobado que el consumo de proteína de soya reduce los niveles de colesterol total, de las LDL (colesterol malo) y triglicéridos, mientras que aumenta los niveles de HDL (colesterol bueno). Esto unido a su poder antioxidante, disminuye el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

¡Las “vacunas” naturales en los ALIMENTOS!

√ SISTEMA OSEO
Los estrógenos, juegan un papel muy importante en el mantenimiento de la densidad ósea, ya que regulan la formación y resorción de hueso. Hay estudios, que indican que la isoflavona contenida en la soya, es efectiva en el mantenimiento de la densidad mineral del hueso en mujeres posmenopáusicas.

La mejor forma de aprovechar los beneficios de la soya, es consumirla como edamame (vainas), tofu (queso), tempeh (fermentada) o miso (en forma de pasta), ya que son las presentaciones más puras, concentradas y naturales, por lo que son más saludables. De preferencia NO TRANSGÉNICA.

El dilema de los alimentos TRANSGÉNICOS…
Otras preparaciones, como la bebida de soya en polvo, contienen diversos componentes no recomendados para la salud, tales como: jarabe de maíz, aceite parcialmente hidrogenado, azúcar, maltodextrinas y sabores artificiales, entre otros.

La soya y la linaza, son los alimentos con mayor cantidad de fitoestrógenos. Sin embargo, los garbanzos, la alfalfa, los pistachos, las semillas de girasol, la ciruela pasa, el aceite de oliva y las almendras, también aportan un poco.

√ LA CONTROVERSIA
Los primeros estudios científicos relacionaban en consumo de soya con el crecimiento de células cancerígenas. Pero, en los últimos años investigaciones serias, publicadas por la revista Cancer, determinó que esta legumbre no representa un riesgo para desarrollar cáncer de mama. Al contrario, ya que analizaron los datos de 6.235 mujeres del Registro Familiar de Cáncer de Pecho y concluyeron que las mujeres que consumían entre media y una ración de isoflavona a la semana, presentaban una mortalidad un 21% menor, que las que no consumían dicho producto.


Según los especialistas de la Clínica Mayo, consumir 2 porciones diarias de alimentos de soya, NO AUMENTA EL RIESGO de sufrir cáncer de mama. Esta idea, surgió porque como la isoflavona son estrógenos vegetales y los altos niveles de estrógenos, se han relacionado con un mayor riesgo de cáncer de mama, entonces comenzaron a vincular la isoflavona con el cáncer.
Pero, de acuerdo a los científicos, las fuentes de alimentos de soya no contienen suficientes niveles de isoflavona, como para aumentar el riesgo de dicho cáncer.

El CÁNCER no discrimina, por él mueren RICOS Y POBRES…

Según la American Cancer Society, actualmente no hay evidencia de que exista algún peligro para las personas que consumen soya y los beneficios para la salud, parecen superar cualquier riesgo potencial.

La evaluación de la seguridad del consumo de isoflavona, ha sido evaluada por varias instituciones gubernamentales y no gubernamentales, de Europa, Estados Unidos de Norteamérica y Japón. Los estudios, tanto epidemiológicos como clínicos, sugieren que su consumo es seguro.

Según un estudio realizado en 2017, por el bioquímico Eduardo Izquierdo y colaboradores, se concluyó que, en poblaciones donde se consume una alta cantidad de fitoestrógenos, la incidencia de cáncer de mama y otros tipos, es menor.
Los hombres pueden consumir isoflavonas, ya que no existen estudios científicos reconocidos, que relacionen el consumo de este producto con una baja concentración de testosterona, en los hombres.

!La soya es una excelente alternativa de proteína vegetal!


i-flip-flap-184343_640

Una leyenda china, menciona que dos personas en la guerra, que estaban perdidas en un desierto, sobrevivieron gracias al consumo de unas habas, que hasta ese momento eran desconocidas. Se trataba de las semillas de soya.


Medio Ambiente y Ecología Social – Ecoportal.net

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872012000400014

https://www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/nutrition-and-healthy-eating/expert-answers/soy-breast-cancer-risk/faq-20120377

https://scielo.conicyt.cl/scielo.php?script=sci_arttext&pid=S0034-98872012000400014

Home 2018

https://www.mayoclinic.org

https://www.redalyc.org

https://www.redalyc.org

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s